Historias entrecruzadas de la radio en Cipolletti y Neuquén: Evaristo del Egido

La prensa de fines de la década del’ 40 publicaba: “La Red Argentina de Emisoras Splendid tiene en su eslabón LU5 Radio Neuquén un motivo de orgullo, en el cual el comercio y pobladores de esta Capital han depositado su confianza, que permite así sumar la importancia y progreso alcanzados hasta ahora”.

La llegada de esta emisora permitió la amplia difusión y conocimiento del comercio, industria, deporte, cultura, etc., que por comprenderse así se divulga en sus programas, por los que han desfilado y desfilan destacadas figuras artísticas locales y procedentes de la Capital Federal y personalidades que fueron importantes locutores o personal administrativo.

Una de esas personalidades fue don Evaristo Del Egido, un hombre que hizo en LU5 una “carrera meteórica”. Gran amigo de Agustín Orejas, compañero de Silvia Salgado, de Magda Byrne , Silo Vanoli, Miguel A. Pailleleo, Norberto Salmini, Rubén A. Guillermel, entre otros.

Evaristo nació en Cipolletti el 18 de agosto de 1921. Sus padres eran inmigrantes españoles de León, de Santamaría del Páramo, don Evaristo del Egido y Restituta Ramos, que tuvieron nueve hijos: la mitad nació en España y el resto en la Argentina.

El primero en nacer en la Argentina fue Evaristo que, asentado con sus padres en el Alto valle, estudió en Cipolletti, en Cuatro Esquinas. Comenzó desde chico a trabajar con su padre en tareas rurales. Con emoción nos relató que “iba a la escuela en un caballito criollo llamado Gauchito, pero un día me lo robaron. Por eso tengo con él una asignatura pendiente: le debo escribir un poema, pues soy poeta”.

Comida de camaradería trabajadores de la radio Sr. Silo Vanoli, Sr. Jacob, Agustín Orejas, Evaristo del Egido, Freddy Vega, Sr. Gravier, Sr. Miguel Sander, Milton Aguilar, Alvarado, Morosani, entre tantos otros.

Comida de camaradería trabajadores de la radio Sr. Silo Vanoli, Sr. Jacob, Agustín Orejas, Evaristo del Egido, Freddy Vega, Sr. Gravier, Sr. Miguel Sander, Milton Aguilar, Alvarado, Morosani, entre tantos otros.

A pesar de que no realizó la escuela secundaria, en 1936, estudió la técnica del armado de los aparatos de radio, por correo, y “armé un aparato de radio”.

Siguiendo con los recuerdos de su familia, Evaristo nos contó que uno de sus hermanos españoles, Natalio del Egido Ramos, era el papá de José Ramos Paz (Pepe), también un “hombre de radio”. Natalio murió muy joven en un accidente de tránsito, entre Cinco Saltos y Cipolletti: era músico, violinista, tenía orquesta de jazz, trompeta y violín que había estudiado en España.

Otra hermana mayor nacida en España, doña Fuencisla del Egido Ramos se casó con José Rodríguez Quintanilla, padre de Mangin, quienes tuvieron la famosa Tapicería Quintanilla de la calle San Martín, y de Pepín, médico residente en Plottier. En 1962 Evaristo se casó con Maximina Josefa Huerga, también hija de inmigrantes españoles, con la que tuvo una hija, Marcela Andrea del Egido, que le dio 2 hermosos nietos.

Su ingreso a la emisora

Sus conocimientos técnicos de armado de radios lo llevaron un buen día de fines de la década del ’40 a ofrecerse en LU5 como locutor. “Me dijeron que necesitaban uno. Me llamó el director, me tomó una prueba, y en abril de 1947 entré a trabajar”. Recuerda que su compañera era Rita Salto (Silvia Salgado), con la que transmitió en el club Pacífico eventos sociales del Neuquén de entonces.

“Una carrera meteórica”: así la llama don Evaristo, porque inmediatamente “me fui para arriba. Recuerdo que teníamos un jefe de apellido Guevea, que cuando se le rompía un aparato en la planta transmisora, me llamaba a mí para que lo arreglara”, dijo Evaristo, entre otros tantos recuerdos, también muy gratos.

En la década del 50 trabajó con Mecha Ortiz: transmitió con la Sra. Malisa Zini, la madre de Roberto Pettinatto, conductor de televisión, entre otras.

La jubilación

Don Evaristo se jubiló en 1987, habiendo trabajado también en LU19. Tuvimos el honor de entrevistarlo cuando vino a hacer la mudanza definitiva de su casa de Cipolletti a la Capital Federal. En ella quedaron atesorados todos los recuerdos de su vida y de las amistades que supo hacer en el medio radiofónico.(LM Cipplletti)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: