Un vínculo con los oyentes que nació hace 75 años

Neuquén era un pueblo de poco más de 5000 habitantes en abril de 1945. Era un reducido caserío y los barrios cercanos recién comenzaban a tener un incipiente desarrollo.

Faltaba de todo. El pavimento era un sueño que parecía imposible de concretar y en la ciudad reinaban la arena y los cardos rusos que rodaban a merced del viento.

La idea de pedir la provincialización para dejar de ser un territorio nacional todavía no había madurado en las mentes de los dirigentes políticos de aquella época. Lo haría 10 años después.

Eran tiempos en los que la sociedad neuquina se informaba como podía. No se escuchaban otras radios que no fueran las chilenas o las débiles señales de las emisoras que llegaban desde Buenos Aires.

Los diarios de aquella época no tenían la inmediatez de las noticias como ahora. Las comunicaciones eran realmente dificultosas.

▷ LU5 AM - AM 600 - Neuquén - Escuchar Radio en Vivo

En 1945 había una gran necesidad de información porque el mundo estaba cambiando. La Segunda Guerra Mundial transitaba su último tramo ya que los países aliados estaban dando el último gran golpe al Ejército de la Alemania nazi. La rendición era cuestión de días. Por eso, en Neuquén había mucha ansiedad para saber cómo terminaría aquella increíble escalada de violencia que involucraba a muchos países de origen de centenares de familias que habían llegado a este rincón de la Patagonia a principios de siglo.

Las gestiones para que el territorio contara con una nueva emisora habían comenzado mucho antes. En efecto, la radio había sido creada en 1939, pero debido al inicio de la guerra fue imposible contar con los equipos técnicos.

Quienes participaban del ritual de sentarse alrededor de una radio a válvula se sorprendieron a principios de abril cuando una señal fuerte y clara comenzó a salir de los parlantes. Era LU5, el eslabón patagónico de la cadena Splendid que estaba haciendo sus pruebas para salir al aire desde la planta transmisora ubicada en Colonia Confluencia. Durante aquellas primeras pruebas se transmitía dos horas a la mañana y ocho a la tarde, hasta que se terminaron de ajustar los detalles técnicos necesarios para que todo saliera bien.

Poco tiempo antes, las autoridades habían realizado un casting entre vecinos de la ciudad que tuvieran ganas de trabajar en la nueva emisora. Así, llegaron los primeros locutores que, en su mayoría, eran docentes que se sumaron a un grupo de técnicos. La radio comenzaba a tener su propia identidad neuquina.

Una de las voces pioneras que tuvo la radio fue la de Rita Salto, una joven estudiante de magisterio que quedó seleccionada para ser parte del staff. Otra, inconfundible, fue la de Eduardo Camilo Alizeri.

El 10 de abril de 1945 fue el punto de inflexión en la historia de la radiofonía neuquina. Fue el día más esperado porque se transmitió la inauguración oficial de LU5 desde el viejo Hotel Confluencia. Y, como era de esperar, la gente del pueblo quedó paralizada escuchando en silencio aquellas palabras. A partir de aquel histórico día, nacería un vínculo que se mantendría durante los siguientes 75 años. (La Mañana de Neuquen)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: