El Enacom estudia poner fin a la licencia de Radio América

Si en los próximos días no aparece un nuevo comprador -hay dos interesados que aún no dieron el paso formal-, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) iniciará el martes próximo el proceso administrativo para declarar la caducidad de la licencia de AM 1190 Radio América.

El martes vence el plazo para que Mariano Martínez Rojas, supuesto comprador de la emisora, presente la documentación que acredite el origen lícito del dinero que dice haber pagado por la radio y sus activos. Por algún motivo, en el Enacom creen que esa documentación es imposible de conseguir.

Según pudo saber LA NACION, cuando Sergio Szpolski anunció la venta de la radio a Martínez Rojas, la comisión interna de la emisora le pidió al Enacom que le diera tiempo para negociar el pago de los sueldos atrasados con el nuevo dueño. Cuando éste incumplió todos sus compromisos, en el propio Enacom los delegados recibieron la sugerencia de buscar un empresario interesado en hacerse cargo de la empresa, abandonada por el Szpolski y sus socios, entre ellos Matías Garfunkel. En esos encuentros, directivos del ente que aplica la legislación audiovisual y de telecomunicaciones sostuvieron que por tratarse de una emisora clase A no puede ser entregada a una cooperativa.

En el país ya hay varios ejemplos de emisoras AM concursadas entre organizaciones sin fines de lucro, como LT28 Radio Rafaela, adjudicada a una fundación vinculada al líder peronista santafecino Omar Perotti. Esa radio -que había sido licitada luego de declararse la caducidad de la licencia del dueño anterior, tras acumular deudas de todo tipo- se encuentra nuevamente en situación de crisis. Un antecedente menos feliz es el de LV2 de Córdoba, que tras ser manejada por empresarios kirchneristas, fue abandonada y cedida por la ex Afsca a los trabajadores, que intentaron sin éxito constituir una cooperativa para seguir operándola. Hoy esa emisora ya no existe. Otros casos de AM en crisis son las de LU19 de Río Negro -que la ex Afsca transfirió al gobierno provincial- y LT9 de Santa Fe, que sigue en conflicto.

La situación de LR9 Radio América -que ya era irregular durante el gerenciamiento de Szpolski- reúne todos los requisitos previstos en la ley de medios audiovisuales aprobada por el kirchnerismo para perder su licencia. Si esa situación se termina corroborando, una vez finalizado el proceso administrativo -en el que Martínez Rojas podría insistir en quedarse con la frecuencia- el Enacom deberá llamar a un nuevo concurso dentro de los 30 días de quedar firme la sanción. Según el artículo 113 de la ley audiovisual, “hasta tanto se adjudique la nueva licencia, la autoridad de aplicación se hará cargo de la administración de la emisora. Si el concurso fuera declarado desierto, la emisora deberá cesar sus emisiones”. En el ente no hay ningún interés en quedar a cargo de la radio, cargada de deudas y de contingencias.(La Nación)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: