Se presentó libro sobre las radios comunitarias uruguayas

Se presentó días pasados el libro “¿Qué radios para qué comunidades? Las radios comunitarias uruguayas después de la legalización”. El libro es el resultado de un proceso de investigación realizado en el marco del Programa de Información y Comunicación de la UDELAR y financiado por la Comisión Sectorial de Investigación Científica, que comenzó en el año 2010 y buscó conocer el modo en que la ley se estaba aplicando, su impacto en el sector y la realidad de los medios comunitarios hoy. El equipo incluyó aportes multidisciplinarios desde el derecho, la ingeniería, la sociología, la ciencia política y la comunicación.

Esta publicación se centra en la situación de los medios comunitarios hoy con un recorrido que va desde el análisis del nuevo marco regulatorio, pasando por la metodología de proceso investigativo, una mirada del conjunto de medios comunitarios y el especial estudio de tres radios: La Cotorra, Corsaria y Chasque. Las radios comunitarias uruguayas encuentran muchos problemas para sostenerse, pese a que la ley que las regula desde 2008 prevé mecanismos de promoción, dijo a Efe el docente universitario uruguayo Gabriel Kaplún, coordinador y editor de un libro dedicado a la materia presentado hoy en Montevideo.”Ha habido algunos fondos para producción y equipamiento, pero en general ha sido una política bastante escasa”, dijo este investigador del Instituto de Comunicación de la Universidad de la República (Udelar). La Ley de Radiodifusión Comunitaria regularizó la situación de este tipo de emisoras, que tienen como fin el desarrollo de un núcleo poblacional o comunidad y que operaban de manera ilegal a través de frecuencias que no se les habían concedido.

Del fenómeno participaban radios barriales, rurales del interior del país, y otras gremiales vinculadas a sindicatos o distintas asociaciones.Al primer llamado para legalizar su situación, aplicaron más de 400 radios, según contó Kaplún, aunque consiguieron licencia menos de 100. Hoy en día operan unas 150 en todo Uruguay, cifró el experto.El estudio que condujo al libro da como resultado que en la actualidad las radios comunitarias prefieren recurrir al marco legal, más allá de las dificultades que encuentran por la falta de recursos y pese a las quejas que hay sobre la lentitud del proceso de adjudicación, indicó Kaplún.Otra de las conclusiones que plasma la publicación es que las radios comunitarias no responden a un perfil único, sino que tienen una programación muy “variada” y “heterogénea”, y que en ellas participan tanto jóvenes como grupos de adultos e incluso de edad avanzada “que se dedican voluntariamente a este tipo de radio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: