Celebró un nuevo aniversario el Observatorio Naval Buenos Aires

El domingo 16 de agosto pasado se cumplió el 134° aniversario del Observatorio Naval Buenos Aires (ONBA), organismo dependiente del Servicio de Hidrografía Naval (SHN) del Ministerio de Defensa. La fecha recuerda el día de la firma del Decreto Nº 13.013, ordenando la creación del Observatorio de Marina.

Su misión principal es determinar, conservar y generar las señales de la Hora Oficial Argentina. El servicio público de la Hora Oficial se cumple mediante las emisiones de hora y frecuencias patrones por radiofonía, los tops horarios emitidos por radiotelefonía y la hora telefónica que llega a los usuarios por el Servicio Especial 113, difundido a través de las empresas telefónicas.

Atrás quedaron los tiempos en que la hora de la Ciudad de Buenos Aires se sindicada formalmente a través del reloj de la Torre Británica, y al interior del país, a través de las oficinas de correos y de las estaciones del ferrocarril, para dar lugar a una sucesión de reemplazos de equipos al ritmo de las nuevas tecnologías, hasta los actuales relojes atómicos.

En la actualidad, la conservación de la hora está asegurada con relojes de Cesio, cuya principal característica es la regularidad de su marcha, ya que el máximo error que puede acumular es de un segundo en 30.000 años. Asimismo, la difusión de la Hora Oficial Argentina se realiza con una precisión de un milésimo de segundo.

El Observatorio Naval Buenos Aires es uno de los aproximadamente 400 laboratorios de tiempo instalados en el mundo, que integran la red del Bureau Internacional de Pesas y Medidas (BIPM). En base a sus comparaciones de hora controladas por GPS, el BIPM se encarga de mantener el Tiempo Universal Coordinado (UTC), que es la base legal de la hora oficial de todos los países que integran la red.

Desde 1934 se publican anualmente el Almanaque Náutico y Aeronáutico y su suplemento, los que proveen los datos astronómicos necesarios para resolver el problema del posicionamiento en navegación, aeronavegación y geodesia.

Si bien existen métodos e instrumentos de posicionamiento más precisos para la navegación marítima y aérea, que superan en rapidez y exactitud a los tradicionales métodos de posicionamiento a través de la observación de cuerpos celestes, el Almanaque Náutico y Aeronáutico es una herramienta indispensable para los navegantes, siendo el único elemento alternativo al que pueden recurrir en caso de no disponer de otros medios más modernos.

El Almanaque Náutico y Aeronáutico (Publicación H -225) contiene las efemérides del Sol, de la Luna, de los planetas principales y del Primer Punto de Aries, eventos astronómicos del año y tablas de correcciones y transformaciones diversas.

El suplemento al Almanaque Náutico y Aeronáutico (SANA) contiene las posiciones aparentes de los instantes de culminación superior cada 10 días más de 340 estrellas fundamentales brillantes y constantes necesarias para el cálculo astronómico y geodésico. El cálculo de las posiciones estelares se realiza con software elaborado e implementado en el ONBA, siguiendo el método y las convenciones adoptadas por la Unión Astronómica Internacional.

Están disponibles en Internet, a través del sitio oficial del Servicio de Hidrografía Naval (www.hidro.gov.ar), los programas interactivos para cálculos astronómicos desarrollados en el ONBA, los cuales permiten obtener efemérides de Sol, Luna y planetas principales, para cualquier instante del año.

Otra importante actividad que realiza el ONBA en el área de la astronomía es el asesoramiento técnico a juzgados y organismos públicos y privados, sobre temas vinculados a condiciones de luminosidad diurna y horario de ocurrencia de fenómenos astronómicos.

El presidente de la Nación, Julio A Roca, firmó el 16 de agosto de 1881 el Decreto Nº 13.013, ordenando la creación del Observatorio de Marina. Su primer director fue el ex-oficial de la Armada de Francia y científico Francisco Beuf.

El objetivo primario del Observatorio de Marina fue proveer con adecuada precisión, la hora a los buques surtos en la dársena del Puerto de Buenos Aires. La tarea constituía para la época no sólo un considerable desafío, sino una necesidad esencial para la navegación.

El empeño e intensa actividad del Coronel de Marina Beuf y su equipo de colaboradores, permitieron sumar a la República Argentina a un proyecto astronómico mundial destinado a observar el pasaje del planeta Venus por delante del Sol. La tarea, que se concretó el 6 de diciembre de 1882, se constituyó en un temprano bautismo científico para el Observatorio Naval, y en un estimulante aporte argentino al esfuerzo científico internacional.

En 1923, el Observatorio Naval asumió la responsabilidad de determinar, conservar y difundir la Hora Oficial Argentina y a partir de esa fecha su actividad ha sido ininterrumpida.

El ONBA presta desde 1927, el Servicio Telefónico de la Hora Oficial, destinado en un principio a la comunidad de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, extendido años más tarde al resto del país.

Desde 1944 se implementó el Servicio de la Hora Oficial por Radiodifusión, con señales audibles indicativas de la hora entera y media hora, emitidas con obligatoriedad por todas las emisoras de radio de Amplitud Modulada de la ciudad de Buenos Aires, permitiendo ampliar el alcance y la difusión masiva de la Hora Oficial generada desde el ONBA.

A partir 1956, el ONBA brinda el Servicio Hora y de Frecuencias Patrones por medio de radiodifusión. Para recibir este servicio los usuarios deben contar solamente con un receptor de radio que sea capaz de sintonizar la frecuencia de emisión.

A partir de 1967, con la incorporación del primer reloj atómico, el ONBA inició su contribución al Bureau Internacional de Pesas y Medidas (BIPM).

La primera sede del ONBA se erigió en el barrio de La Recoleta, sobre la calle Bella Vista (hoy Avenida Marcelo T. de Alvear), entre Callao y Ayacucho. Desde allí se determinaba el tiempo astronómico para la ciudad de Buenos Aires con el objeto de proporcionarlo a los buques anclados en la rada del puerto. En aquella época, se indicaba la hora al mediodía exacto dejando caer un globo negro desde lo alto de un mástil que era visible desde los barcos.

Desde su fundación, el ONBA cambió de emplazamiento en varias oportunidades. En 1889, fue trasladado al barrio de Palermo, a un predio que hoy ocupa el Jardín Botánico. Desde 1947 ocupa el edificio que fue especialmente construido para albergar sus dependencias, ubicado en Avenida España N° 2099 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Dicho edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional en 2001.(Palermo On Line)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: