Problemas gremiales afectan a la gigante KBS World Radio

Dos sindicatos laborales de la emisora más grande de Corea del Sur, KBS, comenzaron una votación para decidir si llevar a cabo o no una huelga general, para pedir la dimisión del jefe de la compañía.

 

Los periodistas de la KBS han estado boicoteando la producción de noticias desde el lunes, demandando la renuncia del presidente de la emisora, Gil Hwan-young, por interferir, supuestamente, en la cobertura de noticias en favor del Gobierno.

Los sindicatos, de unos 2.500 y 1.200 miembros, respectivamente, dijeron que llevarán a cabo la votación hasta el próximo martes y el viernes, respectivamente.

Gil se negó a dimitir una vez más, lo que indica que la crisis podría prolongarse.

“No dimitiré nunca, cediendo a una instigación con motivación política”, dijo Gil en un comunicado emitido en directo por el sistema de radioteledifusión dentro de la empresa, prometiendo tratar con severidad cualquier “huelga ilegal” por parte de los sindicalistas.

Gil fue criticado después de que Kim Si-gon, exjefe de la división de noticias de la KBS, revelara, la semana pasada, que Gil cedió a la presión de la Oficina del Presidente para producir informes de prensa favorables a la Administración Park Geun-hye, en particular al cubrir el desastre del ferri Sewol del mes pasado.

Kim dijo que los funcionarios de Cheong Wa Dae le han presionado de forma reiterada para producir noticias favorables al Gobierno, mientras que Gil también le ha ordenado directamente que elimine o añada determinadas noticias.

Kim dijo que Cheong Wa Dae también le presionó para que se abstenga de transmitir noticias que critiquen a la Guardia Costera, que está en el centro de las críticas públicas por su fallido intento de rescate tras el naufragio del ferri, el 16 de abril. El accidente, uno de los peores desastres marítimos de Corea del Sur, dejó más de 300 personas muertas o desaparecidas.

En la conferencia de prensa del lunes, el presidente de la KBS rechazó las acusaciones, diciendo que no tiene planes de renunciar. La negativa hizo que los periodistas de la emisora prorroguen indefinidamente su boicot, previsto inicialmente sólo para el lunes. La mayoría de los programas de noticias de la emisora ya se han acortado o cancelado.

Aumentando la presión sobre el presidente, unos 250 empleados de alto rango de la emisora renunciaron en masa a sus puestos, mientras que 14 presentadores de noticias y 24 corresponsales extranjeros se unieron al boicot.

Se teme que el boicot afecte pronto a otros programas de televisión y radio de la emisora, puesto que una asociación de productores de la KBS ya se comprometió a negarse a trabajar en protesta.

Mientras tanto, la junta de la KBS tiene previsto decidir si debe o no poner a discusión una petición de cuatro miembros para expulsar a Gil.

Los miembros de la junta que representan al principal partido de la oposición, Nueva Alianza Política para la Democracia, presentaron la solicitud el lunes, argumentando que Gil se ha entrometido con frecuencia en la cobertura de noticias de la emisora, socavando la equidad y autonomía del periodismo de radioteledifusión.(Yonhap)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: